La expresión de las ideas en textos escritos

La expresión de las ideas en textos escritos

 

 

“Tengo miedo de escribir. Es tan peligroso. Quien lo ha intentado lo sabe. Peligro de hurgar en lo que está oculto, pues el mundo no está en la superficie, está oculto en sus raíces sumergidas en las profundidades del mar. Sacamos nuestras teorías racionales de nuestro imaginario, que no lo es”

 

Jean Pierre Luminet (astrofísico francés)

 

Escribir

Figura 1. La escritura implica un componente creativo.

La producción de un texto escrito es un proceso cognitivo complejo, a través del cual se comunican ideas por medio de signos.

Pero la escritura implica también un componente creativo. Según el escritor italiano Gianni Rodari “el proceso creativo es inherente a la naturaleza humana, y por tanto está al alcance de todos, con toda esa alegría de expresarse”. Sin embargo, la mayoría de las personas se enfrentan con obstáculos a la hora de producir un escrito. El “síndrome de la página en blanco” y las dificultades de componer un texto lógico y coherente llevan a muchas personas a desistir y a expresarse como el francés citado al principio de este artículo.

A continuación se exponen algunas estrategias para facilitar el proceso de producción de un texto escrito.

Planeación del texto

Según Bernard Pottier (1922-1993) planear el texto significa considerar la relación del texto con algunos factores que lo condicionan, tales como la situación de la comunicación, la intención y los conocimientos del escritor, y el contexto.[1]

Situación comunicativa. Implica identificar quién es el destinatario del escrito y cuáles son sus características. Así como observar si escribimos como persona individual o como representante de un grupo o una asociación.

Intención. El texto está condicionado por su intención. Para delimitar ésta podríamos preguntarnos: ¿cuál es el propósito del texto?, ¿informar de manera objetiva y precisa sobre un hecho?, ¿convencer al lector?, ¿dar indicaciones?, ¿contar una anécdota?, ¿expresar sentimientos y emociones?, ¿criticar una situación del mundo real?, ¿entretener?

Conocimientos. Se refiere a establecer cuánto se sabe del tema y seleccionar cuidadosamente ideas, datos y pensamientos ya sean propios o provenientes de diversas fuentes de información. También se requiere tener conocimiento del proceso de composición de un texto.

Contexto. Se debe definir cuál será el contexto en el que aparecerá el escrito y si éste se complementará con imágenes, fotografías, ilustraciones, etcétera.

 

Estrategias para el desarrollo de ideas

Lluvia de ideas. Antes de escribir se puede hacer una lista de palabras o frases, esto ayuda a obtener un esquema general de lo que se conoce.

Completar una frase dada. El requerimiento de completar una frase exige añadir nueva información tomando en cuenta lo que ya está escrito y conservando la coherencia global, aspecto que estimula la búsqueda en la memoria y el surgimiento de ideas.

A través de una experiencia. Propiciar una experiencia que permita percibir, recordar o imaginar y anotar las palabras que describan esa experiencia.

Escribir a partir de una imagen. Con base en fotografías, dibujos o caricaturas se pueden desarrollar historias o relatos.

Componer de forma oral. Esta modalidad supone una gran ventaja: la velocidad de producción que permite generar más contenido.

La hipótesis fantástica. Es una técnica propuesta por Rodari, 1996, consiste en formular la pregunta ¿Qué pasaría si…? Y enseguida se incluye la hipótesis fantástica, por ejemplo: ¿qué pasaría si una mañana todas las personas menos tú se convirtieran en conejos? Luego, a partir de la hipótesis fantástica generada imaginar personajes y situaciones de los cuales se desprenda una historia.

El binomio fantástico es otra estrategia introducida por Rodari, 1996. Se refiere a formar parejas de palabras entre las cuales no exista una conexión aparente, a este binomio se le van agregando diferentes nexos para formar distintas combinaciones. Por ejemplo, si el binomio fantástico es supernova-saltamontes se pueden formas las siguientes combinaciones: una supernova de saltamontes, una supernova sobre los saltamontes, una supernova con los saltamontes.

 

Organización de las ideas

Según el tipo de texto se pueden seguir ciertos principios de ordenación:[2]

  • Orden espacial: para describir un objeto o una escena.
  • Orden temporal: para describir una narración o presentar sucesos desarrollados en el tiempo.
  • Orden lógico: para presentar un argumento.
  • Contraste: para comparar un objeto o suceso.
  • Contraste entre idea principal y secundarias.

 

Características de un buen texto

Claridad. Para lograr la claridad en un texto escrito se deben usar frases breves, construidas con orden lógico y sin palabras rebuscadas. Un texto claro se caracteriza por presentar conceptos bien digeridos y por el uso de un vocabulario que esté al alcance de la mayoría.[3]

Ser conciso. Significa decir lo más con lo menos, ahorrar palabras y evitar lo innecesario. Se debe procurar no caer en el exceso verbal o en ideas secundarias superfluas que no complementen la idea principal.

Sencillez. Se refiere a expresarse usando palabras de uso común y con naturalidad, evitando lo artificioso, lo complicado o lo barroco.

______________________________________________________

[1] Domínguez Torres, Mariluz, Enseñanza de la redacción: modelo lingüístico y estrategias creativas, Venezuela, Revista Venezolana de Educación 4.11, 2000, p. 7

[2] [1] Salvador Mata, F., La habilidad de expresarse por escrito: una perspectiva psicolingüística y cognitiva sobre la expresión escrita. Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad de Granada, (s. a.), p. 16.

[3] Salazar Duque A.,  La redacción, concepto, características, sus fases, México, UAM Xochimilco,  1999, p. 2.

 

Leave Yours +

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados.

  • Los comentarios están cerrados

Social Adiactiva
© Copyright 2014 Social Adiactiva