El uso del lenguaje en las prácticas sociales

El uso del lenguaje en las prácticas sociales

En educación, el uso del lenguaje en las prácticas sociales es considerado el primer sistema que no sólo toma en cuenta el contenido de un bloque de estudio, sino también el rol, la relación, las interacciones y las actividades para estudiantes y maestros.

“El lenguaje es social”, diría Bajtín, y el uso adecuado de éste en las prácticas sociales es una herramienta que fortalece las competencias comunicativas (orales y escritas) en los alumnos. Los nuevos modelos de enseñanza para la educación secundaria están basados en la implementación de proyectos didácticos que favorezcan el uso del lenguaje como práctica social.

Los anteriores modelos de enseñanza gramaticales o de historia de la literatura, donde había que aprender de memoria fórmulas de construcción gramatical y datos sobre novelas o autores, han evolucionado a tal punto que ahora son proyectos que ayudan a los estudiantes a aplicar estos conocimientos en sus relaciones sociales.

Internet Community

Figura 1. Las prácticas sociales del lenguaje son pautas de interacción orientadas con una finalidad comunicativa.

En ese sentido, el lenguaje que se imparta en el aula debe ser el mismo que el alumno aplique fuera de ella, en su entorno sociocultural o científico.

El uso del lenguaje en las prácticas sociales le permite al estudiante enfrentarse al mundo. Con base en este postulado, al interior de la escuela se modelan proyectos que propician el desarrollo de las competencias comunicativa y lectora, mismas que le sirven al estudiante para que exprese pensamientos, opiniones, críticas, diálogos, creaciones literarias, entrevistas, reportajes, etcétera.

Es necesario apropiarnos del lenguaje como lo conoce el alumno y enseñarle a emplearlo en la lectura de periódicos, al redactar una carta, al leer un libro, cuando escriba comentarios en redes sociales o cuando haga peticiones por Internet. Debemos ubicar el uso de estas prácticas comunicativas en el contexto del estudiante, para que conozca los beneficios que obtiene al emplearlo adecuadamente.

Los libros de Español de Educación Secundaria están enfocados en compartir este tipo de conocimiento del lenguaje para que el alumno aprenda a usarlo. La forma en que se logra es a través de la enseñanza de reglas gramaticales o discursivas justo en el momento en que lo está aplicando a una práctica social; por ejemplo, cuando el alumno estudia cómo hacer una entrevista, los conocimientos que aprende incluirán ortografía, puntuación o recursos discursivos para enseñarle que el correcto uso de estas reglas le ayudará a una comunicación efectiva en el ámbito social.

El proyecto debe comprender las siguientes características para ser considerado como método de estudio de una práctica social:

Implicar un propósito comunicativo: determinado por los intereses, necesidades y compromisos individuales y colectivos. Responde las preguntas: ¿Por qué?, ¿para qué?, etcétera.

Estar vinculado con el contexto social de comunicación: ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿en qué circunstancias?, ¿con qué formalidad?, etcétera.

Consideran a un destinatario(s) concreto(s): ¿para quién?, ¿a quién?, entre otras. 

Consideran el tipo de texto involucrado: formato, tipo de lenguaje, organización, grado de formalidad y otros elementos según el tipo de texto (oral o escrito).

NEWS30092014_04

Figura 2. Es necesario apropiarnos del lenguaje como lo conoce el alumno y enseñarle a emplearlo.

Asimismo, la selección de prácticas sociales se ha ubicado en tres ámbitos según la función que cumplen en los procesos socioculturales o científicos: en Estudio para los procesos científicos o de aprender a aprender; en Literatura para abarcar los estratos culturales; y en Participación ciudadana para cubrir la esfera social en que participa el alumno. El estudio del lenguaje es la base del conocimiento de otras disciplinas, ya que es a través de estos procesos comunicativos que el alumno desarrollará competencias que le permitan emplear el lenguaje para adquirir el conocimiento.

Este modelo ha propiciado un cambio en las prácticas de los maestros al interior del aula. Así, los alumnos son los protagonistas o dueños de la lengua, por lo que la función del docente ya no es dictar una clase, ahora es un facilitador y guía del conocimiento para el alumno, presentándole situaciones sociales, culturales o de estudio en las que tendrá que aplicar el lenguaje. Los procesos para implementar el modelo educativo son a través del desarrollo de proyectos didácticos, donde el maestro facilita la información, el alumno ejecuta y al final se obtiene un producto que es la aplicación práctica del lenguaje en una situación social.

El maestro Enrique Lepe, quien participó en la elaboración del programa de estudio de Español, vigente en México desde el 2006, propone un equilibrio en los proyectos atendiendo a su lado comunicativo tanto como didáctico; el comunicativo en función de la práctica social y el didáctico encargado del conocimiento que adquiere el estudiante, dando como resultado el uso real de la práctica social.

Para saber si se están aplicando bien los proyectos a los estudiantes, basta con pensar si  lo que están realizando en el aula es lo mismo que aplicará en su vida fuera de ésta. Los pasos que propone el maestro Lepe para llevar a cabo la práctica social es primero averiguar y revisar las prácticas sociales existentes, cuál es la función y cómo la va a emplear el estudiante; después guiarlo para que elabore y exhiba el texto de la práctica social que estuvo trabajando.

Para las reseñas, ensayos, entrevistas, reportes y demás textos expositivos que escriba el alumno, es importante orientarlo en función de que el trabajo que redacte trasciendan las aulas y sea recibido por un público que implique únicamente al maestro; esto incentiva a los estudiantes a escribir pensando en un grupo más grande y diverso de lectores, por lo que pondrá más cuidado en cómo utilizará el lenguaje.

Como maestros debemos estar conscientes que el lenguaje se aprende de la interacción que tenemos con otras personas; comentando, dialogando y participando es como implementamos los procesos comunicativos y perfeccionamos el lenguaje. A partir de este proceso es como podemos desarrollar estrategias que nos permitan dirigir el rumbo del alumno hacia un aprendizaje del leguaje en función de las prácticas sociales.

__________________________________________________________________

Milo Melendez, Prácticas sociales del lenguaje [video] (2010), disponible en: <https://www.youtube.com/watch?v=FrWAYG-QfEA> (Consulta: 30 de septiembre de 2014).

Rivera, S., Programa 5 RIEB 2011-2012, ISUU, (2011), disponible en: <http://issuu.com/santos_rivera/docs/programa_5_rieb_2011-2012/26> (Consulta: 30 de septiembre de 2014).

Leave Yours +

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados.

  • Los comentarios están cerrados

Social Adiactiva
© Copyright 2014 Social Adiactiva