Las asociaciones de padres de familia

Las asociaciones de padres de familia

 

Una de las maneras de incidir positivamente en los aprendizajes de los estudiantes es mediante una relación estrecha, comprometida y participativa entre los padres de familia y la escuela (directivos, planta docente, e incluso personal administrativo). Estos actores deben centrar sus esfuerzos para que los educandos desarrollen las competencias y recursos cognitivos necesarios en la toma de decisiones informadas, con el objetivo de encontrar soluciones a los desafíos ante los que se enfrentarán en la vida.

NEWS_DIRECT_NEWS28_B

Figura 1. La participación de los padres de familia en la escuela es relevante para elevar la calidad de la educación.

El vínculo de la escuela con los padres de familia no siempre ha atravesado por los mejores caminos. Los padres han procurado la exclusividad en cuanto a la formación de la personalidad de sus hijos, mientras los maestros encauzaban sus acciones en el ámbito de la instrucción. No obstante, las exigencias actuales en el proceso de enseñanza y aprendizaje plantean nuevos estilos de participación y  colaboración para apoyar la formación integral de los estudiantes.

La intervención de los padres de familia en la institución fortalece el sentido de la comunidad educativa porque se establecen propósitos y objetivos comunes en una corresponsabilidad entre los distintos actores que intervienen en el proceso formativo del alumno.

El director debe tomar en cuenta que la participación de los padres en el centro escolar les dará otra perspectiva respecto a la educación de su hijo, propiciando nuevas actitudes y distintos modos de relacionarse con los docentes y las autoridades, lo cual ayudará a mejorar los aprendizajes del niño y por ende a elevar la eficacia escolar de la institución.

Existen investigaciones donde se reconoce que “[…] la participación de los padres, o la relación de éstos con la escuela y su capacidad de involucrarse en los asuntos escolares, es uno de los factores que se asocian a mejores resultados en los aprendizajes de los alumnos, y potencian los procesos de cambio o mejora en los planteles, independientemente del contexto socioeconómico”.[1]

Si bien es valiosa la participación de los padres en la institución educativa, es preciso que las autoridades escolares conozcan los ámbitos donde pueden hacerlo. Para ello es necesario mantenerse informado de las disposiciones jurídicas que regulan las asociaciones de padres de familia: el artículo 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como los 65, 66 y 67 respectivos de la Ley General de Educación vigente.[2]

Entre los derechos de las asociaciones de padres de familia se enfatiza el de cooperar con las autoridades educativas para la superación de los educandos y el mejoramiento de la institución escolar.

Las asociaciones de padres de familia tendrán por objeto:

  1. Representar ante las autoridades escolares los intereses que en materia educativa sean comunes a los asociados.
  2. Colaborar para una mejor integración de la comunidad escolar, así como en el mejoramiento de los planteles.
  3. Participar en la aplicación de cooperaciones en numerario, bienes y servicios que, en su caso, hagan las propias asociaciones al establecimiento escolar. Estas cooperaciones serán de carácter voluntario, y según lo dispuesto por el artículo 6° de esta Ley, en ningún caso se entenderán como contraprestaciones del servicio educativo.
  4. Proponer las medidas que estimen conducentes para alcanzar los objetivos señalados en las fracciones anteriores.
  5. Informar a las autoridades educativas y escolares sobre cualquier irregularidad de que sean objeto los educandos.

Las asociaciones de padres de familia se abstendrán de intervenir en los aspectos pedagógicos y laborales de los establecimientos educativos.[3]

En dicha legislación se señala que en el lapso de 15 días siguientes al inicio de cada ciclo escolar los directores de las escuelas convocarán a los padres de familia para elegir a la mesa directiva correspondiente.

Las autoridades escolares docentes, personal administrativo, directores y supervisores deben considerar que la participación de los padres es recomendable para construir una comunidad educativa fuerte, cuyos integrantes estén comprometidos para responder a las necesidades de aprendizaje de los educandos.

NEWS_DIRECT_NEWS28_C

Figura 2. Las autoridades directivas deben motivar la participación de los padres de familia en la educación de sus hijos.

La cooperación entre los diferentes agentes que forman parte de la comunidad escolar (alumnos, educadores, directivos, personal administrativo y de servicios, junto con los padres, madres y miembros de la sociedad circundante) constituye un elemento clave en el desarrollo de los procesos educativos y en el cumplimiento de los fines y objetivos de cada institución.

  __________________________________________________________________________________________________________________________________________

[1] Murillo, Javier apud Edna Huerta Velásquez, “Formas de participación parental en las escuelas secundarias mexicanas de altos y bajos resultados académicos”, Revista Iberoamericana de Educación, México, disponible en: <http://www.rieoei.org/rie54a08.htm>. (Fecha de consulta: 29 de septiembre de 2014).

[2] Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Diario Oficial de la Federación,  México, disponible en: <http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/htm/1.htm>. Fecha de consulta: 29 de septiembre de 2014.

[3] Ley General de Educación, Diario Oficial de la Federación, México, disponible en: <http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/137.pdf>. (Fecha de consulta: 29 de septiembre de 2014).

 

 

Leave Yours +

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados.

  • Los comentarios están cerrados

Social Adiactiva
© Copyright 2014 Social Adiactiva