¿Adicción al uso del celular?

¿Adicción al uso del celular?

 

Los celulares entusiasman a los adolescentes. Les permiten estar de manera constante con sus amigos, y forman parte importante de su identidad. Los personalizan, comparten sus eventos, fotos, música e inclusive usan las redes sociales cuando tienen acceso a Internet.

Z783_11Sep_01

Figura 1. Es creciente la cantidad de adolescentes que usan sin limite el celular

Si bien los celulares pueden favorecer el desarrollo de la responsabilidad y la autonomía en los adolescentes, el problema surge cuando se emplean en exceso, convirtiéndose en una rutina obsesiva-compulsiva al estar pendientes en todo momento del teléfono móvil.

Hemos utilizado las nuevas tecnologías con su impresionante potencial educativo y nos han facilitado la vida en muchos aspectos, pero no están exentas de riesgos. En este punto, tenemos que ser rigurosos, pero sin que ello suponga utilizar tonos alarmistas. De hecho, los adolescentes que tienen un comportamiento adecuado en el mundo real lo tendrán en el mundo virtual, y viceversa.

Debido a que el uso del celular no permite el juego de identidades, el anonimato ni el estilo de comunicación que es posible en Internet, su uso en exceso se califica más de abuso que de dependencia.[1] Aunque es evidente la problemática relacionada con el teléfono móvil, la ausencia de criterios diagnósticos claros, en cuanto a su excesiva utilización dificulta la definición del problema.

El celular se ha hecho un artículo indispensable en los adolescentes. Es fundamental para socializar, como pasatiempo y para tener el sentimiento de pertenencia a un grupo. En un estudio realizado en España, el 42 % de los alumnos encuestados de secundaria dice que el celular es de las cosas que más les cuesta desprenderse, y con la edad aumenta la necesidad de este aparato.[2]

El excesivo uso del celular no distingue género. Las mujeres tienden a valerse de él como medio de comunicación y expresión de estados afectivos, para superar el aburrimiento, manejar la ansiedad o para comunicar su sentir. En caso de no tenerlo,  son más propensas a sentirse mal si no pueden utilizar su teléfono móvil.

“La separación del teléfono celular causa angustia principalmente a mujeres y jóvenes” fue una conclusión a la que se llegó por una investigación de la Universidad de Guadalajara sobre el uso del móvil en jóvenes de entre 19 y 23 años. Ahí mismo se declara que “la adicción viene a suplir padecimientos no resueltos, como pueden ser, tristeza, depresión o nostalgia. Se aprecia un desdoblamiento de la identidad, la sensación de bienestar al conectarse detona la adicción”.[3]

Z783_11Sep_02

Figura 2. Las adolescentes utilizan el celular principalmente para comunicar sus estados de ánimo.

Debido a la falta de responsabilidad en el manejo de teléfonos celulares así como la indisciplina en los adolescentes, se han identificado los siguientes usos inadecuados más frecuentes:

 

  • Utilizarlo en la escuela o en lugares donde se prohíbe su uso.
  • Dormir con él y despertarse para ver si hay mensajes nuevos.
  • Estar pendiente del teléfono durante el tiempo de estudio o de descanso.
  • Utilizarlo de manera inapropiada cuando se está conversando con otras personas.
  • Incapacidad para desconectarse de las redes sociales.
  • Uso indiscriminado de mensajes.

Los adolescentes se ven altamente influidos por la gran cantidad de información que reciben por medio de todas las tecnologías de la información, y el móvil los afecta directamente en sus estudios al representar una gran distracción más que una herramienta útil para su formación. En cuanto al tiempo que dejan de dedicar al estudio, la influencia que puede tener el uso del teléfono en el rendimiento escolar de los jóvenes es un tema que preocupa a las familias.

Todavía hay que avanzar mucho para salvar la brecha digital existente entre padres e hijos, en especial entre los sectores más desfavorecidos sociocultural y económicamente. Convendría continuar realizando estudios, tanto longitudinales como transversales, para comprobar cómo evoluciona la relación de los adolescentes con las tecnologías.

Z783_11Sep_03

No debemos olvidar que los adolescentes son parte activa de la sociedad y que las tecnologías son muy dinámicas. Es importante analizar cómo influye el medio en los adolescentes y la transformación que ellos hacen del medio.[1]



[1] Gloria Garrote, “Uso y abuso de tecnologías en adolescentes y su relación con algunas variables de personalidad, estilos de crianza, consumo de alcohol y autopercepción como estudiante”, 2013, disponible en: <http://dspace.ubu.es:8080/tesis/bitstream/10259/219/1/Garrote_P%C3%A9rez_de_Alb%C3%A9niz.pdf>. (Fecha de consulta: 12 de junio de 2014).

 

 


[1] Sánchez-Carbonell, X. Beranuy, M., Castellana, M., Chamarro, A. y Oberst, U., La

adicción a Internet y al móvil: ¿moda o trastorno? Adicciones, 20 (2), 149-160, 2008.

[2] Lara, F., Fuentes, M., Pérez del Río, F., De la Fuente, R., Garrote, G. y Rodríguez del Burgo, M.V. Uso y abuso de las tic en la población escolarizada burgalesa de 10 a 18 años. Relación con otras variables psicosociales. Burgos: Universidad de Burgos y Proyecto Hombre Burgos, 2011.

[3] “Jóvenes, atados a su celular y con trastorno conductual”, Nota del periódico Informador. Disponible en: <http://www.informador.com.mx/tecnologia/2013/499196/6/jovenes-atados-a-su-celular-y-con-trastorno-conductual.htm>.  (Fecha de consulta: 12 de junio de 2014).

[4] Gloria Garrote, “Uso y abuso de tecnologías en adolescentes y su relación con algunas variables de personalidad, estilos de crianza, consumo de alcohol y autopercepción como estudiante”, 2013, disponible en: <http://dspace.ubu.es:8080/tesis/bitstream/10259/219/1/Garrote_P%C3%A9rez_de_Alb%C3%A9niz.pdf>. (Fecha de consulta: 12 de junio de 2014).

Leave Yours +

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados.

  • Los comentarios están cerrados

Social Adiactiva
© Copyright 2014 Social Adiactiva