Las artes visuales

Las artes visuales

 

Las actividades artísticas estimulan el desarrollo de la psicomotricidad fina y gruesa de los niños y adolescentes. Además, fomentan el desarrollo mental al propiciar que se ejerciten aspectos como la concentración, la imaginación, la memoria, la observación, la creatividad y la resolución de problemas.

Cultivan también el desarrollo perceptivo. A través de esta habilidad, los alumnos aprenden a contemplar las experiencias visuales (el espacio, las formas, los colores, las texturas, etc.), usándolos como estímulos para la expresión personal. De la misma manera, el arte favorece el desarrollo creador. Esto motiva a la flexibilidad, a la independencia, a la originalidad, a la crítica y a la autocrítica.[1] Sin embargo, a pesar de todos estos beneficios, existe la creencia de que las artes, en general, no tienen un uso práctico y usualmente los padres disuaden a sus hijos si estos muestran un interés que vaya más allá del dedicado a un simple pasatiempo.

Y es que las artes visuales, sobre todo la pintura abstracta, pueden ser complicadas de entender a primera vista. Por ejemplo, al ver este cuadro, casi todos estarían de acuerdo en que es una obra de arte:

Z783_JUL02_01

Figura 1. Vincent van Gogh, Noche estrellada, Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Sin embargo, tal vez no todos dirían lo mismo del siguiente:

Z783_JUL02_02

Figura 2. Mark Rothko, Four Darks in Red, Museo Whitney de Arte Estadounidense.[2]

Puede ser que lo que nos hace dudar entre uno y otro es que el cuadro de Van Gogh representa un paisaje que, aunque distorsionado, es reconocible, mientras que no se puede decir lo mismo de la pintura de Rothko.

Hay una creencia muy extendida de que el principal valor del arte reside en sus fines estéticos, pero el arte abstracto tiene su propia razón de ser. Como dijo Pablo Picasso, “El pintor pinta no lo que ve, sino lo que siente, lo que se dice a sí mismo sobre lo que ha visto”.

La producción creativa se lleva a cabo cuando el individuo logra expresarse, a través de su experiencia, por medio de la actividad que realiza. Crear involucra poner en juego habilidades de análisis, de selección, asociación y síntesis; aún así el salto de la imaginación realizado por la pintura abstracta es importante no solo a nivel personal (al desarrollar las habilidades que mencionamos), sino que al representar conceptos abstractos como amor, miedo, soledad o problemas sociales, el artista aporta al entendimiento de la condición humana y de la sociedad en la que vive.

Por otra parte, en el salón de clases hay una negación sobre la habilidad de los alumnos para producir objetos de valor estético. De la misma manera, los estudiantes de secundaria repiten el mito de que el arte tiene un valor cuestionable debido al “emocionalismo” que contiene, ya que no es considerado como uno de los aprendizajes requeridos para desenvolverse exitosamente en la vida. [3]

A pesar de esto, algunos de los beneficios del arte en la educación son los siguientes:

  • Promueve la autoestima, la motivación y la creatividad
  • Fomenta la apreciación de la diversidad cultural de los individuos
  • Cambia el ambiente de enseñanza en uno de descubrimiento al incitar al alumno a explorar el medio y a hacer sus propias creaciones
  • Desarrolla habilidades motrices

La educación artística ayuda a los estudiantes a reflexionar sobre lo que miran, lo que escuchan y lo que tocan, e interpretarlo de manera personal. En México hace falta superar la idea de que la educación artística es un lujo reservado solo para el sector privilegiado. Ante todo, las personas somos seres integrales y el arte es parte de nosotros y de la sociedad: es parte de la herencia cultural de México, cuya preservación es responsabilidad nuestra.



[1] Socorro Martín del Campo, “El papel de la educación artística en el desarrollo integral del educando”, en Quaderns digitals, disponible en:

<http://www.quadernsdigitals.net/datos_web/articles/educar/numero15/papel.htm>. (Consulta: 06 de marzo de 2014).

[2] Tomado de: Mark Rothko, “Exposición virtual”, en Colección de arte Tate, disponible en: <http://www.tate.org.uk/node/237204/interactive/room-2.shtm> (Consulta: 02 de abril de 2014).

[3] Victoria Eugenia Morton, “El aprendizaje que me dan las artes: la perspectiva de los estudiantes de secundaria”, en Consejo Mexicano de la Investigación Educativa, México, disponible en: <http://www.comie.org.mx/congreso/memoriaelectronica/v09/ponencias/at06/PRE1178941436.pdf> (Consulta: 02 de abril de 2014).

Leave Yours +

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados.

  • Los comentarios están cerrados

Social Adiactiva
© Copyright 2014 Social Adiactiva